Parábola del hijo pródigo
Lucas 15.11-32