Preguntas de Jesús para la Cuaresma

Esta es la segunda serie que dedicamos a las preguntas de Jesús.

Jesús es el hombre que hacía preguntas, tenía preguntas para cada persona con quien se encontraba, para cada situación y para cada experiencia. Jesús nos invita gentilmente a descubrir la verdad sobre Él y sobre Dios a través de las preguntas que nos hace.

Las preguntas que hemos escogido para estas plegarias os ayudarán a hacer un recorrido diferente por la pasión, muerte y resurrección del Señor. ¡Espero que las preguntas de estas plegarias os acerquen más al Señor para amarlo más todavía!

  1. Después de lavarles los pies, Jesús volvió a ponerse la ropa exterior, se sentó de nuevo a la mesa y les dijo:
    –¿Entendéis lo que os he hecho?
    Juan 13,12
    ¿Podemos entender todo lo que Jesús ha hecho por nosotros?
  2. -En la casa de mi Padre hay muchos lugares donde vivir; si no fuera así, ¿no os habría dicho que voy a prepararos un lugar?
    Juan 14,2
    ¿Cómo te hace sentir saber que Jesús ha preparado un lugar para ti en la casa del Padre?
  3. El que se llamaba Judas se acercó a besar a Jesús. Jesús le dijo:
    –Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del hombre?
    Lucas 22,47-48
    ¿Por qué recurrió Judas a un beso para indicar cuál de aquellos hombres era Jesús?
  4. -¿Por qué me preguntas a mí? Pregunta a quienes me han escuchado y que ellos digan de qué les hablaba. Ellos saben lo que he dicho.
    Juan 18,21
    ¿Por qué hacemos preguntas a Jesús?
  5. Pilato llamó a Jesús y le preguntó:
    –¿Eres tú el Rey de los judíos?
    Jesús le dijo:
    –¿Eso lo preguntas tú de tu propia cuenta o porque otros te lo han dicho de mí?
    Juan 18,33-34
    ¿Sale de ti esto que rezas, o son otros los que lo dicen por ti?
  6. Jesús gritó con fuerza:
    –Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
    Marcos 15,34
    ¿Cómo has abandonado al Señor?
  7. María Magdalena vio allí a Jesús, aunque no sabía que fuera él. Jesús le preguntó:
    –Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?
    Juan 20,14-15
    ¿Por quién lloras tú?
  8. –¿Por qué estáis tan asustados y por qué tenéis esas dudas en vuestro corazón? Ved mis manos y mis pies: ¡soy yo mismo!
    Lucas 24,37-39
    ¿Cuál es la respuesta de Jesús a todas las preguntas que le hacemos?
  9. Tomás exclamó entonces:
    –¡Mi Señor y mi Dios!
    Jesús le dijo:
    –¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!
    Juan 20,28-29
    ¿Quiénes son los que creerán sin haber visto?