Las 7 Señales de Jesús en el Evangelio de Juan

Juan, el discípulo que Jesús amaba, escribió su evangelio cuando era ya muy mayor, después de toda una vida de relación con el Señor. Quizá por ello lo organizó de una manera distinta de la de los evangelios de Mateo, Marcosos y Lucas. En lugar de seguir el orden de la vida de Jesús, organizó su evangelio alrededor de 7 milagros.

Juan llamó a estos milagros “señales” porque su significado va más allá de los milagros mismos. Y escogió 7 porque este número tiene un significado especial en la Biblia: significa que una cosa es completa y perfecta. Con esto nos dice que las 7 señales deben ser entendidas como un todo.

Recordaréis que oramos con una serie que se llamaba: “Los 7 «Yo soy» de Jesús en el Evangelio de Juan”. Ya veis que a Juan le gustaba contar las cosas más importantes de Jesús agrupándolas de 7 en 7; con esto nos decía que quedaban explicadas de forma completa y perfecta.

Las 7 señales de esta serie son tan profundas en su significado, que aunque dedicáramos una serie a cada una de ellas no bastaría para comprenderlas del todo. Dios quiera que a lo largo de la vida podamos acercarnos más y más a su misterio.

El evangelista Juan quiso ayudarnos a entender plenamente quién era Jesús: “Señor nuestro y Dios nuestro”. Que el Espíritu Santo ilumine nuestras plegarias y nos ayude a conseguirlo.

  1. Jesús dijo a los sirvientes: “Llenad de agua estas tinajas”. Las llenaron hasta arriba, y les dijo: “Ahora sacad un poco y llevádselo al encargado de la fiesta”. Así lo hicieron, y el encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino.
    Juan 2,7-9
    Jesús, que es Señor de la Naturaleza, ¿cómo hace cambiar la Naturaleza Humana de las personas?
  2. El oficial dijo: “Señor, ven pronto, antes que mi hijo muera”. Jesús le dijo entonces: “Vuelve a casa. Tu hijo vive”. El hombre creyó lo que Jesús le había dicho, y se fue.
    Juan 4,49-50
    Jesús, Señor de la Vida, ¿qué nos pide para darnos la Vida?
  3. Jesús le preguntó: “¿Quieres recobrar la salud? “ El enfermo le contestó: “Señor, no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando se remueve el agua. Jesús le dijo: “Levántate y anda”. El hombre recobró la salud y echó a andar.
    Juan 5, 6-9
    ¿De qué parálisis te libera Jesús para poderte levantar?
    ¿Hacia dónde quiere Jesús que camines?
  4. Otro de sus discípulos, le dijo: “Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos peces, pero ¿qué es esto para tanta gente?”. Jesús tomó los panes, y después de dar gracias a Dios los repartió, dándoles todo lo que querían.
    Juan 6,8-11
    ¿En cuál de los 7 “Yo soy” te hace pensar este milagro? Consulta la serie de los 7 “Yo soy”. Y ¿en qué petición del Padrenuestro?
  5. Ellos, cuando ya habían recorrido unos cinco o seis kilómetros, vieron a Jesús que se acercaba a la barca andando sobre el agua y se llenaron de miedo. Él les dijo: “¡Soy yo, no tengáis miedo!”
    Juan 6,19-20
    ¿Quién ayuda y guía a los cristianos en las dificultades de cada día?
  6. Dicho esto, Jesús escupió en el suelo, hizo con la saliva un poco de lodo y untó con él los ojos del ciego. Luego le dijo: “Ve a lavarte al estanque de Siloé” (que significa: “Enviado”). El ciego fue y se lavó, y al regresar ya veía.
    Juan 9,6-7
    ¿En cuál de los 7 “Yo soy” te hace pensar?
    ¿Cuál fue la actitud del ciego con Jesús antes de ser curado?
  7. Habiendo hablado así, gritó con voz fuerte: “¡Lázaro, sal de ahí!”. Y el muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas y envuelta la cara en un lienzo.
    Juan 11,43-44
    ¿En cuál de los 7 “Yo soy” te hace pensar?
    ¿Qué significa que Lázaro, aun estando muerto, escuchó la voz de Jesús?
  8. Jesús hizo otras muchas señales milagrosas delante de sus discípulos, que no están escritas en este libro. Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en él.
    Juan 20,30-31
    ¿Con qué palabras respondió Tomás a los 7 señales de Jesús cuando le vio resucitado?