La búsqueda del Tesoro

Toda la Biblia es un tesoro, un tesoro de tesoros esparcidos por todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento.

La búsqueda de estos tesoros requiere toda la vida de una persona. En cada momento de nuestra vida descubrimos nuevos tesoros ocultos. En esta serie, la última antes de empezar el Adviento, encontraréis oraciones del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Las oraciones del Antiguo Testamento nos hablan de cómo la Sabiduría y el conocimiento del Señor llenan nuestra vida de tesoros.

En las oraciones del Nuevo Testamento, Jesús nos dice que los verdaderos tesoros no los hallaremos en este mundo sino en el Reino de los Cielos.

¡Feliz búsqueda de tesoros!

  1. Si te humillas y te vuelves al Todopoderoso, él será entonces tu tesoro. Él será tu alegría y podrás mirarle con confianza.
    Job 22,23.25-26
    ¿Cómo debes volverte para que Dios sea tu alegría?
  2. La sabiduría y el conocimiento son un tesoro que salva; el temor del Señor es una riqueza.
    Isaías 33,6
    Sabiduría y conocimiento, ¿es este tu tesoro?
  3. Te entregaré tesoros escondidos, riquezas guardadas en lugares secretos, para que sepas que yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te llama por tu nombre.
    Isaías 45,3
    ¿Cuáles son los tesoros que el Señor te ha dado?
  4. Presta oído a la Sabiduría, entrega tu mente a la inteligencia. Pide con todas tus fuerzas inteligencia y buen juicio; entrégate por completo a buscarlos, cual si buscaras plata o un tesoro escondido.
    Proverbios 2,2-4
    ¿Cómo puedes tú buscar la Sabiduría?
  5. Yo voy por el camino recto, por las sendas de la justicia. A los que me aman les doy su parte: lleno sus casas de tesoros.
    Proverbios 8,20-21
    ¿Qué debes hacer tú para que la Sabiduría del Señor llene tu casa de tesoros?
  6. En Cristo están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.
    Colosenses 2,3
    ¿Quién nos abre todos los tesoros de Dios?
  7. Jesús le dijo:
    –Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.
    Mateo 19,21
    ¿Qué debes dar tú a los otros para tener un tesoro en el cielo?
  8. Haceos tesoros en el cielo, donde ni polilla ni el moho destruyen, y donde ladrones no entran ni hurtan.
    Mateo 6,20
    ¿Dónde reúnes tú tus tesoros?
  9. Donde esté tu riqueza, allí estará también tu corazón.
    Mateo 6,21
    ¿Dónde tienes tú tu corazón?
  10. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas, y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.
    Mateo 12,35
    ¿Qué es tu tesoro?
    ¿Qué cosas salen de él?
  11. Tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros.
    Corintios 4,7
    ¿Por qué dice la Biblia que tenemos nuestro tesoro en vasos de barro?
  12. El Reino de los Cielos se puede comparar a un tesoro escondido en un campo. Un hombre encuentra el tesoro, y vuelve a esconderlo allí mismo; lleno de alegría, va, vende todo lo que posee y compra aquel campo.
    Mateo 13,44
    ¿Has encontrado el tesoro?
    ¿Te sientes lleno de alegría?