Los Animales del Antiguo Testamento

Esta es la segunda serie que dedicamos a los animales. En la primera, “Los Animales en la Biblia”, recogimos textos de la Biblia que hablan de los animales de forma general. Nos dicen cómo debemos tratarles: con el respeto y la estima que merecen todas las criaturas de Dios.

En esta segunda serie oraremos con citaciones de animales concretos que aparecen en los libros del Antiguo Testamento. Y más adelante dedicaremos una última serie a los animales del Nuevo Testamento.

Encontraréis serpientes y leones, hormigas y abejas, palomas y ciervos, una asna que veía a los ángeles e incluso ¡toda una señora ballena! Dios usa a los animales para explicarnos cosas. A menudo estos animales son símbolos: representan cosas o personas. Muchas de las preguntas de esta serie os invitarán a adivinar cuáles.

Cuando avancéis en las oraciones iréis descubriendo que en estos textos hay un tema de fondo: el coraje y la valentía que solo nos puede proceder de la confianza en el Señor. Cuando Él nos protege ¡nada puede darnos miedo!

  1. La serpiente del paraíso
    Dios el Señor preguntó a la mujer: “¿Por qué lo hiciste?”
    Ella respondió: “La serpiente me engañó, y por eso comí del fruto.”
    Génesis 3,11.13
    ¿A quién representa la serpiente?
  2. El carnero del cerro
    Abraham miró con atención y vio un carnero que estaba enredado por los cuernos entre las ramas de un arbusto; entonces fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.
    Génesis 22,13
    ¿A quién representa el carnero que sería sacrificado por el perdón definitivo de los pecados de los hombres?
  3. La paloma del arca
    Noé esperó otros siete días, y volvió a soltar la paloma. Y ya empezaba a anochecer, cuando la paloma regresó. Traía una ramita de olivo en el pico, y así Noé comprendió que la tierra se iba secando.
    Génesis 8,10-11
    ¿De qué es símbolo la paloma en nuestro mundo?
  4. La serpiente en el asta de la bandera
    Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en el asta de una bandera, y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba a la serpiente de bronce y se salvaba.
    Números 21,9
    ¿Quién fue elevado para que todos los que creen en él tengan la vida eterna?
  5. El asna que vio a un ángel
    El ángel del Señor dijo a Balaam: “El asna me vio, y me esquivó las tres veces. Si no me hubiera esquivado, ya te habría yo matado, aunque a ella la habría dejado con vida.”
    Números 22,32-33
    ¿Qué vio la asna, que Balaam era incapaz de ver?
  6. El león que manaba miel
    Sansón se apartó del camino para ir a ver el león muerto, y se encontró con que en el cuerpo del león había un enjambre de abejas y un panal de miel. Tomó el panal en sus manos para sacarle la miel, y se la fue comiendo.
    Jueces 14,8-9
    ¿Qué león debes tú vencer para probar la miel de la victoria?
  7. Osos, leones y filisteos
    David dijo: “El Señor, que me ha librado de las garras del león y del oso, también me librará de las manos de ese filisteo.”
    Entonces Saúl le dijo: “Anda, pues, y que el Señor te acompañe.”
    1r Samuel 17,37
    ¿En quién confiarás tú cuando te enfrentes a los osos y los leones de la vida?
  8. El ciervo de las alturas
    Dios es quien me da fuerzas, quien hace intachable mi conducta, quien me da pies ligeros, como de ciervo, quien me hace estar firme en las alturas.
    Salmos 18,32-33
    Y Él, para hacerte invencible de los ataques del diablo, ¿de qué te ha armado?
    ¿Qué camino te ha mostrado?
    ¿Qué pies te ha dado?
  9. El ciervo sediento
    Como ciervo sediento en busca de un río, así, Dios mío, te busco a ti.
    Salmos 42,1
    ¿Quién te puede dar el agua para no tener sed nunca más?
  10. El leviatán juguetón
    Allí está el mar, ancho y extenso, donde abundan incontables animales, grandes y pequeños; allí navegan los barcos, allí está el Leviatán, el monstruo que hiciste para jugar con él.
    Salmos 104,25-26
    Y tú, cuando miras el mar y todo lo que lo habita, ¿en qué te hace pensar su grandeza?
  11. La hormiga da una lección
    Mira la hormiga, perezoso; fíjate en lo que hace y aprende la lección: aunque no tiene quien mande sobre ella ni quien le diga lo que debe hacer, asegura su comida en el verano, la almacena durante la cosecha.
    Proverbios 6,6-8
    ¿Qué lección nos da la hormiga?
  12. Los leones que obedecieron al ángel
    El rey llamó a Daniel, diciendo: “Daniel, ¿pudo tu Dios, a quien sirves con tanta fidelidad, librarte de los leones?”
    Daniel le respondió: “Mi Dios envió a su ángel a cerrar la boca de los leones para que no me hicieran ningún daño.”
    Daniel 6,21-23
    ¿De qué puedes tener miedo si Dios te manda a su ángel a protegerte de los leones de la vida?v
  13. El león que atrajo a todos
    Ellos seguirán al Señor, y él rugirá como un león. Rugirá, y los suyos vendrán temblando de occidente. Como aves, vendrán temblando de Egipto; vendrán de Asiria, como palomas, y haré que habiten de nuevo en sus casas. Yo, el Señor, lo afirmo.
    Oseas 11,10-11
    ¿En qué león de una famosa novela de la que se ha hecho una película te hace pensar este león?
  14. La señal de la ballena
    El Señor había dispuesto un enorme pez que se tragara a Jonás. Y Jonás pasó tres días y tres noches dentro del pez.
    Jonás 2,1
    ¿En qué momento de la vida de Jesús nos hacen pensar los días que Jonás estuvo dentro de la ballena?