Los amigos de Jesús: Juan (Pasión)

Esta es la segunda serie que dedicamos a Juan. Las oraciones nos muestran como Juan vivió la Pasión del Señor.

Os recomiendo que mientras oráis con esta serie, volváis a leer los textos de la serie de Pedro. Muchos de ellos coinciden, pero veréis que la forma como Pedro y Juan vivieron la pasión, muerte y resurrección de Jesús fue muy diferente.

Juan fue el mejor amigo de Jesús, era “el discípulo que Jesús amava”. Jesús lo quería tanto que incluso le confió desde la cruz que tuviera cuidado de su madre, y Juan acogió a María en su casa.

Muchos años más tarde Juan escribió el evangelio que lleva su nombre, por eso la mayoría de los versos de la Biblia que hemos utilizado en esta serie son de su evangelio. Juan vió todo lo que pasó y por eso pudo escribirlo, pero también fue capaz de entender, incluso antes de verlo, que Jesús había resucitado.

“Felices los que creerán sin haber visto”, estos somos nosotros. Damos gracias a Dios por el testimonio de Juan, porque él escribió para que “creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en él.”

  1. Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo:
    –Id a prepararnos la cena de Pascua.
    Lucas 22,8
    ¿Estás haciendo tú los preparativos para llegar al día de Pascua?
  2. Uno de sus discípulos, al que Jesús quería mucho, estaba cenando junto a él.
    Juan 13,23
    ¿Eres tú, como Juan, uno de sus discípulos?
    ¿Estás tú a su lado?
  3. Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería. Él, acercándose más a Jesús, le preguntó:
    –Señor, ¿quién es?
    Juan 13,24-25
    ¿Te reclinas tú, en la oración, sobre el pecho de Jesús?
  4. Se llevó a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentirse muy afligido y angustiado. Les dijo:
    –Siento en mi alma una tristeza de muerte. Quedaos aquí y permaneced despiertos.
    Marcos 14,33-34
    ¿En qué momento de alegría, Pedro, Jaime y Juan también habían acompañado a Jesús?
  5. Cuando volvió, encontró de nuevo dormidos a los discípulos, porque los ojos se les cerraban de sueño. Y no sabían qué contestarle.
    Marcos 14,40
    ¿Habrías sabido tú qué contestarle?
  6. Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. El otro discípulo era conocido del sumo sacerdote, de modo que entró con Jesús en la casa.
    Juan 18,15
    ¿Era peligroso para Pedro y Juan entrar en el patio del gran sacerdote?
  7. Cuando Jesús vio a su madre y junto a ella al discípulo a quien él quería mucho, le dijo a su madre:
    –Mujer, ahí tienes a tu hijo.
    Juan 19,26
    ¿Por qué quiso Jesús que fuera Juan quien acogiese a su madre?
  8. Luego dijo al discípulo:
    –Ahí tienes a tu madre.
    Desde entonces, aquel discípulo la recibió en su casa
    Juan 19,27
    Jesús se preocupó de su madre hasta el final.
    ¿Te preocupas tú de tu madre siempre?
  9. Pero al acercarse a Jesús vieron que ya había muerto. El que cuenta esto es uno que lo vio y que dice la verdad. Él sabe que dice la verdad, para que vosotros también creáis.
    Juan 19,33.35
    ¿Quién es este testigo que vio la muerte de Jesús y la escribió?
  10. Corrió entonces a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, aquel a quien Jesús quería mucho, y les dijo:
    –¡Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto!
    Juan 20,2
    ¿Pensaba en aquél momento Juan que Jesús había resucitado?
  11. Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Los dos iban corriendo juntos, pero el otro corrió más que Pedro y llegó primero al sepulcro.
    Juan 20,3-4
    Este es el único momento en las historias del Nuevo Testamento en que alguien corre.
    ¿Por qué?
  12. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado y creyó.
    Juan 20,8
    ¿Creyó entonces Juan que Jesús había resucitado?
  13. Echaron la red y luego no podían sacarla por los muchos peces que habían cogido. Entonces aquel discípulo a quien Jesús quería mucho le dijo a Pedro:
    –¡Es el Señor!
    Juan 21,6-7
    ¿Quién reconoció a Jesús resucitado?
  14. Cuando Pedro vio que al discípulo a quien Jesús quería mucho, preguntó a Jesús: “Señor, ¿y qué hay de éste?”
    Jesús le contestó: “Si yo quiero que permanezca hasta mi regreso, ¿qué te importa a ti? Tú sígueme.”
    Juan 21,21-22
    De la respuesta que da Jesús a la curiosidad de Pedro sobre Juan, ¿qué te sirve también a ti?
  15. Este es el mismo discípulo que da testimonio de estas cosas y lo ha escrito. Y sabemos que dice la verdad.
    Juan 21,24
    ¿Por qué te parece que Dios inspiró a Juan para que escribiera uno de los evangelios?