Las siete últimas palabras de Jesús

Este año he preparado las oraciones de Semana Santa dedicando una oración a cada una de las frases que Jesús dijo en la cruz.

Estas frases se encuentran repartidas entre los cuatro evangelios: hay una del evangelio de Marcosos, que coincide con el evangelio de Mateo, tres del evangelio de Lucas y tres de Juan. Para presentarlas todas juntas, hem utilizado el orden tradicional.

Jesús citó las escrituras a lo largo de toda su vida. También en la cruz citó fragmentos de los salmos 22, 69 y 31. La frase: “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?” es el primer verso del salmo 22; quizá los evangelistas Marcosos y Mateo querían darnos a entender que Jesús rezó este salmo en la cruz.

Estas frases de Jesús son una fuente de inspiración para nuestra oración. Son muy cortas, porque Jesús tenía dificultades para respirar en la cruz, pero a pesar de eso nos hablan de muchas cosas importantes en nuestra relación con Dios. Encontraréis, en este orden, palabras de perdón, salvación, relación, desamparo, angustia, triunfo y reencuentro.

Espero que estas palabras de nuestro Salvador os ayuden, en estos días de Semana Santa, para prepararos para la gran alegría de la resurrección.

  1. Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.
    Lucas 23,34
    ¿A quién perdona Jesús?
    ¿Qué nos enseña Jesús a nosotros con estas palabras?
  2. Uno de los criminales dijo:
    — Jesús, acuérdate de mí cuando vengas como rey.
    Jesús le contestó:
    — Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.
    Lucas 23,42-43
    ¿Cómo consiguió aquél ladrón su salvación? ¿Cómo debemos conseguir nosotros nuestra salvación?
  3. Jesús, al ver a su madre y, junto a ella, al discípulo a quien tanto quería, dijo a su madre:
    — Mujer, ahí tienes a tu hijo.
    Después dijo al discípulo:
    — Ahí tienes a tu madre.
    Juan 19,26-27
    ¿Por qué Jesús confió a su madre a Juan?
    ¿Por qué confió Jesús al discípulo al que amaba a María?
    ¿Quién te confía Jesús a ti?
  4. A esa hora Jesús gritó con fuerza:
    — ¡Eloí, Eloí! ¿lemá sabaqtaní? (que significa: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”).
    Marcos 15,34
    ¿Escuchó Dios Padre el grito de su hijo en la cruz?
    Cuando sufres, ¿escucha Dios tu grito de auxilio y acude deprisa a ayudarte?
  5. Después de esto, plenamente consciente de que todo había llegado a su fin, para que se cumpliese la Escritura, Jesús exclamó:
    — Tengo sed.
    Juan 19,28
    ¿De qué tenia sed Jesús en la cruz?
    ¿Quién puede darte a ti el agua para que nunca más tengas sed?
  6. Jesús probó el vinagre y dijo:
    — Todo está cumplido.
    Inclinó, entonces, la cabeza y expiró.
    Juan 19,30
    ¿Cómo debió de sentirse Jesús habiendo cumplido en todo la voluntad del Padre? Y tú, ¿cumples en todo la voluntad del Padre nuestro del cielo?
  7. Entonces Jesús, lanzando un fuerte grito, dijo:
    — ¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!
    Y, dicho esto, murió.
    Lucas 23,46
    ¿A quién encomendarás tú tu espíritu, cuando atravieses el velo de la muerte?
    ¿Con quién te reencontrarás en el otro lado?