Felices los humildes

Esta bienaventuranza nos habla de humilidad, de ens parla d'humilitat, de mansedumbre, de amabilidad, de paciencia, de dulzura. Los humildes de la bienaventuranza no son los débiles, son los que son capaces de someter su fuerza a la construcción del Reino.

Es una humilidad que brota del fondo del corazón, que nos hace ser pacientes con los otros con dulzura y amabilidad; por eso los humildes se ganan el corazón de los que los rodean, podríamos decir que esta es la forma de poseer la tierra: el corazón de los hombres. Pero su herencia va más allá de nuestro mundo, compartirán con los pobres en el espíritu el Reino del Cielo.

Jesucristo cumple esta bienaventuranza, con su humilidad ha ganado la tierra y con ella nuestros corazones. Es el Rey de reyes que gobernará el Reino del cielo. Cristo es la plenitud de las bienaventuranzas, el modelo a imitar y la fuerza que necesitamos, allí donde nuestro pecado no llega, para cumplirlas.

Esta bienaventuranza, como las otras, nos llama a ponerla en práctica. Y eso nos parece una misión imposible: ¡hay tantas cosas que nos alejan de la humilidad de Jesús! Por eso tenemos que rezar al Espíritu Santo para que allá donde nosotros no llegamos nos lleve Él. La amabilidad, la paciencia, la dulzura son furtos del Espíritu Santo, ¡que Él nos los conceda abundatemente!

  1. elices los humildes, porque Dios les dará en herencia la tierra.
    Mateo 5,5
    ¿Qué significa para ti ser humilde?
  2. Moisés era un hombre muy humilde; no había sobre la tierra otro más humilde que él.
    Números 12,3
    ¿Te parece que Moisés fue un hombre débil?
    ¿Es debilidad, la humildad de la que habla Jesús?
  3. Los humildes heredarán la tierra
    y se deleitarán en una inmensa paz.
    Salmo 37,11
    ¿A qué tierra se refería este salmo?
    ¿Qué tierra prometió Jesús en su bienaventuranza?
  4. Ese es mi siervo.
    No gritará, no alzará la voz,
    no se hará escuchar por las calles.
    No romperá la caña ya quebrada
    ni apagará la llama que aún vacila.
    Isaías 42,1-3
    ¿Quién cumple, con su vida, esta profecía de Isaías, modelo de humildad?
  5. ¡Sala de alegría, Sión;
    grita jubilosa, Jerusalén!
    Porque ya llega tu rey,
    Justo y victorioso,
    Humilde y montado sobre un asno,
    Sobre un borrico, retoño de asna.
    Zacarías 9,9
    ¿Qué rey cumple esta profecía de Zacarías, modelo de humildad?
    ¿Cómo es su realeza comparada con la de los reyes de la tierra?
  6. ¡Poned mi yugo sobre vosotros y apended de mí, que soy sencillo y humilde de corazón! Así encontraréis descanso para vuestro espíritu.
    Mateo 11,29
    Todas les bienaventuranzas componen el retrato de una persona, ¿quién es?
    Y tú, ¿encajas en este retrato?
  7. Echó agua en una palangana y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba a la cintura.
    Juan 13,5
    ¿Qué quería explicar Jesús a sus discípulos y a nosotros con lo que hizo?
  8. Jesús entonces se sentó, llamó a los Doce y les dijo:
    –Si alguno quiere ser el primero, colóquese en último lugar y hágase servidor de todos.
    Marcos 9,35
    ¿Qué debes hacer tú para ser el primero a los ojos de Jesús?
  9. Cuando le injuriaban, no respondía con injurias; sino que sufría sin amenazar.
    1 Pedro 2,23a
    ¿Cómo se comportó el Rey de reyes cuando le injuriaron y atormentaron?
  10. Sois elegidos de Diós; él os ha consagrado y os ha otorgado su amor. Sed, pues, profundamente compasivos, benignos, humildes, pacientes y comprensivos.
    Colosenses 3,12
    ¿Cuáles de estos sentimientos son frutos del Espíritu?
    Pista: puedes consultar la serie “Los Frutos del Espíritu”.
  11. Estad dispuestos en todo momento a dar razón de vuestra esperanza a cualquiera que os pida explicaciones. Pero, eso sí, hacedlo con dulzura y respeto.
    1 Pedro 3,15-16
    ¿Cómo nos pide Pedro que hablemos a los demás de Jesús?
  12. El amor es comprensivo y servicial; el amor nada sabe de envídias, de jactancias, ni de orgullos.
    1 Corintios 13,4-5
    Después de haber completado esta serie, ¿qué significa ahora para ti ser humilde?