Felices los perseguidos por el hecho de ser justos

Con esta serie terminamos las 8 series de oraciones que hemos dedicado a las Bienaventuranzas. A los que las habéis seguido todas espero que os hayan ayudado a profundizar en como quiere Jesús que vivamos los ciutadanos de su Reino. Y a los que os habéis incorporado más tarde, os recomiendo que volváis atrás en las series hasta completarlas.

Queremos dedicar esta serie a los cristianos perseguidos, que son muchos en todo el mundo. Dios les ha prometido una gran recompensa, pero en este mundo pasan todo tipo de tribulaciones. Ayudémosles con nuestra oración y pidamos al Señor que les consuele, que sacie su hambre de justicia y que los acoja en su Reino, que empieza ya en esta tierra.

Cuando leemos las bienaventuranzas podemos pensar que no están hechas para nosotros, sino para aquellos que, como los cristianos perseguidos, la Madre Teresa de Calcuta, Martin Luther King o Francisco de Asís fueron humildes y compasivos, trabajaron por la paz o fueron pobres en espíritu. ¡Al contrario! Jesús pensava en cada uno de nosotros cuando las decía porqué sabía que si nos dejábamos ayudar por él, podíamos cumplirlas todas.

Pero cumplir las bienaventuranzas es difícil y sólo con nuestros esfuerzos no lo conseguimos. Podríamos decir que nuestra incapacidad por conseguirlo nos hace llorar. Es entonces cuando Jesús nos consuela y nos ofrece su ayuda para poder llevar a cabo las bienaventuranzas y así ser perfectos, como lo es nuestro Padre celestial.

Sólo una persona cumplió de forma completa y perfecta todas las bienaventuranzas, y es Jesús, por eso él no puede ayudar a cumplirlas también nosotros, porqué conoce nuestras debilidades y limitaciones. No dejemos nunca de pedirle su ayuda en la oración.

Así como con el Padrenuestro Jesús nos enseñó cómo teníamos que orar, con las bienaventuranzas nos enseñó cómo teníamos que vivir: son las leyes del Reino de Dios. Grabémoslas en nuestro corazón, que iluminen nuestra vida y guien todas nuestras acciones porqué, por la gracia de Dios, podamos gozar de sus promesas.

  1. Felices los que sufren persecución por cumplir la voluntad de Dios, porque suyo es el reino de los cielos.
    Mateo 5,10
    ¿Qué bienaventuranza termina igual que esta última bienaventuranza?
  2. Felices vosotros cuando os insulten y os persigan, y cuando digan falsamente de vosotros toda clase de infamias por ser mis discípulos.
    Mateo 5,11
    ¿Qué diferencia existe entre los perseguidos del texto de hoy y los del texto de la Biblia de la oración de ayer?
  3. Felices vosotros cuando los demás os odien, os echen de su lado, os insulten y proscriban vuestro nombre como infame por causa del Hijo del hombre. Alegraos y saltad de gozo cuando llegue ese momento, porque en el cielo os espera una gran recompensa.
    Lucas 6,22-23
    ¿Por qué te parece que Jesús quiso dar una especial esperanza y coraje a los cristianos de los que habla esta bienaventuranza?
  4. ¡Ay de vosotros cuando todo el mundo os alabe, porque eso es lo que hacían los antepasados de esta gente con los falsos profetas!
    Lucas 6,26
    Y tú, ¿haces las cosas para que la gente te alabe, o para agradar a Dios?
  5. Ellos se reían de los mensajeros divinos, despreciaban sus palabras y se burlaban de sus profetas, hasta que estalló la cólera del Señor y no hubo remedio.
    2 Crónicas 36,16
    ¿Qué hizo indignar al Señor del comportamiento de aquellos israelitas?
  6. Yo voy a enviaros mensajeros, sabios y maestros de la ley; a unos los mataréis y crucificaréis, a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y perseguiréis de ciudad en ciudad.
    Mateo 23,29-36
    ¿En qué grupo estarás tú: en el de los perseguidos o en el de los perseguidores?
  7. Mirad, os envío como ovejas en medio de lobos. Por eso, sed astutos como serpientes, aunque también inocentes como palomas.
    Mateo 10,16
    ¿Cómo debemos comportarnos si somos perseguidos por causa de Jesús?
  8. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra.
    Mateo 10,23a
    É¿Responder con el enfrentamiento violento o con la resistencia? ¿Qué nos dice Jesús que debemos hacer si somos perseguidos?
  9. Uno de los criminales colgados en la cruz dijo: “Nosotros estamos pagando justamente los crímenes que hemos cometido, pero este no ha hecho nada malo.”
    Lucas 23,39-41
    ¿Quién es el único en que se cumplen completamente esta y todas las demás bienaventuranzas?
  10. Como ejemplo de sufrimiento y de paciencia, tenéis a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.
    Santiago 5,10
    ¿Cuál de los Frutos del Espíritu deberás pedir especialmente en la oración si eres perseguido por causa de Jesús?
  11. Si nos insultan, bendecimos; si nos persiguen, aguantamos; si nos calumnian, respondemos con bondad.
    1 Corintios 4,12b-13a
    ¿Cuál de los Frutos del Espíritu deberás pedir para poder responder adecuadamente a aquellos que te calumnien?
  12. Nos acosan por todas partes, pero no hasta el punto de abatirnos. Por todas partes vamos reproduciendo en el cuerpo la muerte dolorosa de Jesús, para que también en nuestro cuerpo resplandezca la vida de Jesús.
    2 Corintios 4,8-10
    ¿Cómo afrontó Pablo, que fue muy perseguido por causa de Jesús, las dificultades en las que se encontró?
  13. En todo momento nos hemos comportado como servidores de Dios. Es mucho lo que hemos debido soportar: sufrimientos, dificultades, estrecheces, golpes, prisiones, tumultos, trabajos agotadores, noches sin dormir y días sin comer.
    2 Corintios 6,4-5
    ¿Qué otro consejo nos da Pablo, si nos encontramos en las mismas situaciones en las que él se encontró?
  14. Añádase nuestra limpieza de vida, nuestro conocimiento de Dios, nuestra entereza de ánimo, nuestra bondad; y también la acción del Espíritu. Eempuñamos las armas que nos proporciona la fuerza salvadora de Dios.
    2 Corintios 6,6-7
    ¿Qué consejos nos da Pablo para cuando empuñemos las armas de la justicia?